Área de interes

¿Cómo aplicar la inteligencia emocional en el trabajo?


Redacción Hipodec
Redacción Hipodec
2018-05-25 16:23:49
Compartir:

Se conoce como inteligencia emocional a aquella con la que las personas son capaces de conocer, entender y gestionar las emociones propias y las de los demás, generando lazos profesionales y afectivos funcionales, así como flujos de comunicación más propios.


Cabe destacar que la inteligencia emocional es una de las habilidades que debe desarrollar toda persona que aspira a liderar un equipo o que desea mejorar su desempeño como tal, debido a que de ella se desprende el dominio de valores y escenarios vitales para la correcta organización de una compañía, así como para el manejo de grupos de personas:


  • Automotivación: Aunada al autoconocimiento y autocontrol, la automotivación fomenta la estabilidad emocional intrapersonal, generando individuos conscientes, creativos y propositivos en el espacio laboral.

  • Empatía: Comprender a los demás integrantes de un equipo facilita la relación establecida y potencializa la comunicación. Hablar constantemente con el equipo laboral y conocer sus actividades, será un buen primer paso para desarrollar esta habilidad.

  • Gestión social: Equivale a ayudar a otras personas a conocerse y controlarse con la finalidad de generar cambios y propuestas, abriendo paso a un liderazgo pertinente. Esto se puede lograr a través del desarrollo de planes de trabajo que atiendan las necesidades generales del equipo.

  • Escucha activa: Permite conocer y atender las necesidades externas para tomar las mejores decisiones y diseñar planes enfocados en el progreso. Para desarrollarla conviene establecer sesiones de grupo periódicas y crear el hábito de tomar notas y motivar retroalimentaciones.

  • Lenguaje corporal: La expresión corporal es un rasgo determinante en todo orador y líder de equipo, contribuye a que la información compartida sea entendible, así como a la consolidación de la empatía dentro del espacio profesional. Para perfeccionarlo será necesario ensayar los discursos o pláticas intentando asociar las palabras de las mismas con gestos corporales.

  • Identificar áreas de oportunidad y situaciones de tensión: Otra de las posibilidades de la inteligencia emocional es la previsión. Derivada de la escucha activa, empatía, autoanálisis y gestión social, con la que el líder podrá anticiparse a escenarios difíciles y trabajar con planes de contingencia y estrategias de solución.

Por esto, muchos empresarios y directores otorgan mayor importancia a las habilidades emocionales sobre las intelectuales al momento de contratar o promover a un elemento laboral, pues una personalidad en la que existe un equilibrio emocional y psicológico, podrá expresarse y desarrollarse adecuadamente, diferenciándose del resto y evidenciando sus capacidades para afrontar nuevos retos, resolver conflictos, respetar las opiniones ajenas y trabajar en equipo con entusiasmo y determinación.


Aunque la inteligencia emocional se presenta de manera innata en algunas personas, puede ser desarrollada y potencializada de diversas formas, sobre todo si desea enfocarse al ámbito empresarial. Se puede tener un plan de crecimiento personal y profesional en gerentes y directores para que aprendan cómo ser líderes emocionalmente competentes a través del cursos que permitan estudio de la inteligencia emocional y las dimensiones del desarrollo humano.




Referencias

(2016). Cómo Aplicar la Inteligencia Emocional en el Trabajo. Mayo 22, 2018, de ¿Don cómos?



(2017). La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo. Mayo 22, 2018, de Kyocera.



Chignell, B. (2018). The Importance of Emotional Intelligence in the Workplace. Mayo 22, 2018, de CIPHR.



Sabatier, M. (2016). A Manager's Guide to Improving Emotional Intelligence at Work. Mayo 22, 2018, de The Guardian.

Compartir:

Más populares